Vídeo

THE SONG OF THE DAY: The River North – The Dear Hunter

The Dear Hunter es mi último gran descubrimiento en el ámbito musical desde hace unas semanas, y si me pidieseis que os dijese que tienen de especial no sabría daros una única respuesta. 

Por un lado, no suenan como nada que haya escuchado antes y eso ya es digno de elogio en el panorama actual. Vale, tienen un innegable espíritu de rock progresivo, pero clasificarlos bajo esa categoría sería quedarse francamente corto, porque sus temas abordan sin despeinarse géneros como el jazz, el hard rock, la música clásica, el experimental rock, el pop… Todo eso en una misma canción mezclado que da gusto y con una producción y frescura impecables. Tampoco puedo dejarme en el tintero destacar la fantástica instrumentación de la que hace gala cada album de su discografía: se atreven con cualquier instrumento, factor que hace aún más fresco y atractivo su ya de por sí su genuino estilo compositivo, que se asemeja al de la banda sonora de una película de cine. Y he reservado lo mejor para el final, porque el líder y auténtico motor del grupo, Casey Crescenzo, tiene una voz de oro de 14 kilates. En serio, no sé cómo lo hace, pero qué registro y potencia tiene, qué coros hace el puñetero y creedme cuando os digo que poco me estoy deshaciendo en elogios. De hecho, comienzo a pensar que me he enamorado de él sin remisión y eso que el tío es físicamente clavado a Sammwell Tarly (para los de la LOGSE: el gordo seboso inútil y llorica amigo de Jon Nieve en Canción de Hielo y Fuego).

 

Dicho esto, ¿por qué es The River North la canción del día? Supongo que porque hoy ha sido un día tranquilo y muy breve, como la sonata de piano que estáis escuchando en estos instantes. Su sencilla pero delicada partitura relajan mis sentidos especialmente en esta noche, que es la primera que paso en mi chalé en lo que va de Verano.

Aparte de las notas del desgastado piano, el ruido blanco de fondo, que imita al de un tocadiscos reproduciendo un vinilo, parece enviarnos atrás en el tiempo a finales del siglo XX, precisamente a la fecha en la que se desarrolla la historia de Act I: The Lake South, The River North, el primer disco de The Dear Hunter y de la que The River North es precisamente su epílogo. Pero tranquilos, que escucharla no os hará ningún spoiler, palabrita.

Por si la curiosidad os puede, la imagen que se me vino a la cabeza la primera vez que escuché The River North antes de conocer la historia de la que versa, es la de una señora caminando sin rumbo fijo por el salón de su antigua mansión. Avanza despacio, sumida en sus pensamientos y recuerdos, hasta que de pronto sus arrugadas manos toman una fotografía de la repisa del mueble de ébano. Se trata de la fotografía de su marido ataviado con su uniforme militar: el mismo con el que fue enterrado después de esa guerra tan larga y costosa de la que tantos fueron víctimas.

Entre ellos, él como soldado y ella como esposa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s