Vídeo

THE SONG OF THE DAY: Happiness is a Warm Gun – The Beatles

No hay nadie que no conozca a The (que no Los) Beatles. Por incontables factores son el grupo por antonomasia de la música contemporánea con canciones como Yesterday, Twist and Shout, Here comes the Sun, Love me do… Resulta innegable que son unos dioses.

¿Pero eso es todo? ¿Son esos hits musicales una muestra significativa del sonido de The Beatles? Fue esa pregunta la que, hace ya unos años, me motivó a escuchar de principio a fin toda la discografía del aclamado cuarteto británico. Y mereció muchísimo la pena, no sólo por disfrutar de la enorme calidad de su obra, sino porque me hizo darme cuenta (como en TANTOS otros casos) de la poquísima gente que de verdad conoce la música de The Beatles. Y no dejo de pensar en que, como artista, debe ser realmente frustrante pasar a la historia por 4 o 5 canciones (ojo, no me malinterpretéis, soberbias todas las que he mencionado antes) cuando el resto de tu producción se las lleva de calle de forma tan abismal.

No puedo decir que Happiness is a Warm Gun sea una rareza beatlelística, teniendo en cuenta que lejos de sus orígenes poperos y comerciales, The Beatles fue un grupo que experimentó mucho y muy seguido a lo largo de su carrera (como bien lo atestiguan sus composiciones más psicodélicas y revolucionarias) pero a la vez, Happiness is a Warm Gun dista mucho de ser una canción que yo tildaría como “convencional”.

Lennon nos deleita con un verso inicial memorable y único que capta nuestra atención sin remedio: She’s not a girl who misses much… Y Harrison toca esos arpegios blueseros tan oportunos que contribuyen a que la canción, que no lleva ni 10 segundos, ya nos haya conquistado con un intro que derrocha creatividad, atrevimiento y que sólo puedo describir como visionario. Les recuerdo que esto se compuso en 1968, señores y señoras: ya me gustaría a mi componer algo que sonase así de revolucionario 46 años después… 

Se unen la batería y el bajo y un breve pero sensual solo de guitarra colman nuestros oídos. Qué calidad de producción, madre mía. Y, oh, sorpresa: cambios de ritmo, especialmente apreciables en la batería de Ringo. Happiness is a Warm Gun es una de las pocas canciones de The Beatles con presencia de polirritmias y quizás por eso me gusta tanto esta canción, ahora que lo pienso, como músico a las baquetas que soy. 

El pegadizo estribillo cantado por un Lennon desatado a nivel vocal, los coros de McCartney y Harrison, la fantástica letra del tema… Y ESE agudo tras el silencio. Y acaba como tiene que ser: abruptamente, dejándote con ganas de más. Porque le vas a volver a dar al play, eso está clarísimo. Es una canción que en menos de 3 minutos comunica tanto, que hay que volver a escucharla hasta que finalmente el percutor de tu mente se dispare y entiendas porque la felicidad es un arma caliente… Y por qué es la canción del día. happiness-is-a-warm-gun-75831983

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s